CONSTRUYENDO

Estándar

CONSTRUYENDO UN…

Como Arquitecto técnico y aprendiz de escritor he llegado a la siguiente conclusión: Escribir una novela y levantar un edificio tiene más cosas en común de las que pueda parecer a simple vista.

Simplificando mucho mucho mucho una construcción consta de tres partes fundamentales: Cimientos, Estructura y Arquitectura.

Entendemos por cimientos aquellos elementos que van a sustentar la edificación, donde se va a apoyar y sostener. Todos sabemos que sin unos buenos cimientos un edificio o estructura no podría mantenerse en pie.

La estructura, aunque su responsabilidad principal es la de dar sustento a la arquitectura, también tiene un importante papel en cuestiones de forma, siempre concebida y adaptada a la Arquitectura proyectada.

Finalmente, la arquitectura, es todo lo demás y el dibujo final que se trata de dar, lo que realmente va a percibir y disfrutar el usuario final sin ser consciente de lo que queda oculto a sus ojos. Fachada, acabados, formas, materiales, distribuciones y particiones.

Hasta aquí más de uno estará pensando, ¿qué cojones tiene todo esto que ver con una novela?

De manera inconsciente, yo, al encarar una novela, he tenido en mente esta forma de pensar.

Los cimientos de un libro son la idea que tratas de transmitir, lo que aguanta todo lo demás y su verdadero significado. ¿De qué trata el libro? Un libro puede tratar de la vida en una granja pero estar hablando de la importancia del trabajo en equipo. O puede tratar de una chica a la cual queman la cara durante una noche vieja pero intentar transmitir la importancia que tiene el tener verdaderos amigos en nuestras vidas y que la ausencia de estos puede crear verdaderos monstruos. También puede tratar de un tío que se queda en una nave junto a un pibita mientras aguardan a que se les acabe el aire. ¿De qué va esto realmente, cuáles son sus cimientos? La necesidad que tenemos los seres humanos de que se nos perdonen nuestros errores y lo importante que es la redención personal.

La estructura en un libro, a mi forma de ver, cumple la misma función que en un edificio. Es la forma y el ritmo narrativo. Una sinopsis regulera puede tener detrás una obra muy fácil y entretenida de leer. Si los cimientos son buenos, la estructura resistente y bien pensada, tendremos ya un edificio/novela interesante. Vamos, que se mantiene en pie. El ritmo y el orden de las cosas es fundamental, una buena estructura consigue que un capitulo te lleve al siguiente y que una planta sustente la superior.

Finalmente, la arquitectura, que a mi modo de ver es el equivalente literario al estilo. Hay mil formas de decir algo y entrar al detalle que queramos. Podemos jugar a buscar la belleza o ser directos y escuetos en descripciones. Potenciar diálogos o intentar dibujar un buen entorno para que todo quede perfectamente definido (que todo el mundo al leer tienda a imaginar lo mismo). Es la cara visible del edificio, o libro, y percibir lo que queda oculto depende de cada lector. La arquitectura/estilo puede ser algo hermoso, o algo horrible. Una apestosa mierda puede ir envuelta en un bonito papel de regalo.

Cuando eres participe de construir un edificio, o escribir un libro, es precioso ver cómo va cogiendo forma poco a poco. En ambos casos tienes la sensación de crear algo de la nada. Un solar se convierte en 400 viviendas y un archivo Word en blanco empieza a contar algo. Según avanzas, el proyecto o la historia se va interiorizando. Cambia día a día y ves como se levanta poco a poco. Los personajes cobran vida propia y llega un momento en que no te hace falta ni mirar un plano.

Definitivamente, queda un resultado final. Ya no hay marcha atrás, lo hecho, hecho está, ahí, casi eterno para que una tercera persona lo pueda contemplar, disfrutar y valorar.

Yo lo veo clarísimo. Construir algo es algo muy especial, ya sea una casa, un libro, cocinar un pastel, hacer una pulsera, pintar un cuadro o componer una canción. Si miras a tu alrededor la mayoría de las cosas que te envuelven son fruto de la mente de alguien.

Teniendo tan claro esto lo que no entiendo es cómo hay todavía gente en el mundo que pone tanto esfuerzo en destruir cosas antes que en construirlas. Citando al gran Chuck, “cuando no tienes algo por lo que luchar, te conformas con algo contra lo que luchar”. Tristemente, es así.

Cimientos= idea intrínseca.

Estructura= forma-narrativa

Arquitectura= estilo

Creo que esto es extrapolable a todo lo demás. ¡Os animo a probar!

Anuncios

MIS 3 NOVELAS

Estándar

Aquí os dejo el enlace a mis tres novelas.

Girls Just Wanna Have Fun.

Ultimo

Relatos WTF.

Si alguno está interesado en leerlas y no tiene cuenta en amazon, que no dude en mandarme un mail a gjwhf.story@gmail.com y se la haré llegar en cualquier formato digital.

os dejo aquí el enlace.

http://www.amazon.es/s/ref=nb_sb_noss_1?__mk_es_ES=%C3%85M%C3%85%C5%BD%C3%95%C3%91&url=search-alias%3Daps&field-keywords=angel%20aznar%20garcia&sprefix=angel%2Caps

ROBERT DE NIRO

Estándar

Durante las vacaciones de verano recibí un mensaje de audio por parte de un amigo que estaba en Ibiza de vacaciones:

“Angel, he conocido a Robert De Niro en Pacha, le he hablado de tus libros. Le he caído de puta madre y me ha dado el abrazo más sincero que ha dado en toda la noche”.

Al poco, me llegó otro:

“El gran Wyoming ha intentando ir a saludarle a su reservado. Le han dejado esperando y un segurata ha ido a preguntar a Roberto, que es como yo le llamo ahora, si quería darle audiencia. Roberto ha mirado y ha hecho un gesto con la mano: No quiero ver a ese payaso. Pero a mi me ha tratado de puta madre. Es uno de los nuestros”.

También me adjuntó un par de fotos donde se podría apreciar a la perfección, y a la luz del día como si de una foto robada se tratara, a Rober De Niro en la puerta de Pacha.Me hizo mucha gracia y le dije que me contará más.

Ya te lo contaré mejor en persona, me dijo. Así que, prácticamente 3 semanas después:

–Bueno tío, cuéntame lo de Roberto, como tú le llamas ahora que sois tan colegones ¿Cómo le conociste?– pregunté ansioso sabiendo que una gran historia me aguardaba.

–Era la fiesta Flower Power de Pachá, ya sabes, el rollo comeflores hippy de siempre. Te vistes de blanco, te pones cuatro complementos hippies y te cueces como siempre. Lo que pasa es que se llena el triple y es un puto agobio. Tras entrar después de una larga cola y abrirnos hueco poco a poco hasta el centro de la pista, me di cuenta de que todo el mundo estaba muy encabronado. Todos nosotros llevábamos un collar de flores y como yo ya iba con el pedo que a mi me gusta, decidí que era mi responsabilidad levantar aquel percal.

>>Me quité el collar y fui arrancando las flores de una en una. A todas las chicas que pasaban con cara de mala hostia les ofrecía una y con mi mejor sonrisa les decía, “Smile please”. Te juro que les cambiaba la cara. Pasaban de ir echando pestes a coger la rosa, devolverme la sonrisa y quedarse cerca mío. Acabé mi collar y me hice con otro. Joder macho, no sé cuantas flores y sonrisas regalé pero creo que el espíritu flowerPower me poseyó y todas las pibas estaban locas por mí. Daba igual, mi misión era repartir más y más felicidad, no podía centrarme en una sola.

>>Yo seguía a lo mío cuando de pronto me encontré de cara con un señor con una frondosa perilla y un gran lunar que me miraba orgulloso. Iba escoltado por dos bigardos y no tardé ni un segundo en reconocerle. ¡El puto Robert De Niro! Con las palmas de las manos hacia arriba y asintiendo con la cabeza me indicó que le diera un abrazo. Joder, poniendo la cara esa que pone en todas sus pelis ¿Sabes cuál te digo?– e imitó esa expresión inconfundible que todos sabemos que pone Roberto–. Supongo que me vió repartiendo las flores y le hizo gracia. Le di un abrazo, no fue muy cariñoso. Pegarse un poco, dos palmadas rápidas en el lomo y poco más, pero fue un gesto sincero. En ese momento la gente nos rodeaba, asombrados de una de las estrellas más míticas de Hollywood parara a saludar al tío más hippy de la sala.

>>Robert se giró y  se dispuso a seguir su camino. Entonces le llamé. ¡Robert! Él se giró. Cogí una flor y se la acerqué a la oreja. El echó un poco la cabeza hacia atrás y manteniendo una media sonrisa adelantó las manos sutilmente como diciendo: No chico, a mi no me vas a poner una puta flor en la cabeza. Vale, no pasa nada. Siguió su camino y yo me quedé ahí analizando que había tenido un encuentro con Robert De Niro, una leyenda viva.

–Es una historia brutal– Dije. Este amigo tiende a exagerar. E incluso a mentir en ocasiones. No lo hace con ninguna maldad, simplemente quiere hacer una historia más digna y entretenida, a lo “Big Fish”.

–¿Te ha gustado?

–Muy cachonda.

–Pues me temo que no acaba aquí–, y su semblante tornó serio–, Que sepas que todo lo que te he contado hasta ahora es cierto así que en cierta manera, podría dejar mi historia aquí y que fueras feliz para siempre.

–¡Pero yo quiero seguir siendo feliz!

Yo, a esas alturas, ya había contado en varios círculos que tenía un amigo que había conocido a Robert De Niro y que no había querido dejar pasar al Gran Wyoming a su reservado.

–Al rato de que Robert se pirará se me ocurrió una idea.– prosiguió él­– ¿Y si me iba a su reservado y le gorroneaba unas copas? Sentía que si se lo pedía me dejaría pasar. Llamé a Juanito, que estaba en otra sala para que se viniera conmigo. “Juanito, vente para abajo que he conocido a Robert De Niro y nos vamos a su reservado a pasarlo pirata”. Entonces Juanito se empezó a reír.

>>Es un doble. Es famoso por aquí y la gente se hace fotos con él y tal, me dijo cuando se recompuso del ataque de risa que yo no acaba de entender. ¿Pero si es clavado? Ya tío, pero no es él. Entonces me dio a mí un ataque de risa y me sentí súper tonto. Bueno, que se le va hacer, por lo menos la sensación de que un tío como Robert me diera un abrazo porque lo que estaba haciendo le parecía digno de su reconocimiento, la sentí de verdad.

–Joder, que bajón–. Dije sinceramente–. Casi hubiera preferido no saberlo. Me gustaba pensar que era cierto–, (y además durante tres semanas le había contado a todo quisqui esa batallita añadiendo mil mierdas que se me iban ocurriendo).

–Ya, pero no lo es–, sentenció él.

Pongo esta historia como ejemplo de una cosa que siempre he sabido:

Hay mentiras en las que nos gusta creer porque consiguen hacer de este mundo un lugar… No se… ¿Más ameno?

Quizás contar esto ponga en duda cualquier cosa que os haya contado con anterioridad. Me da un poco igual.

Al fin y al cabo en esta vida todo es un acto de fe. ¿no?

ODA A ADA

Estándar

Puedo afirmar sin equivocarme que los 9 peores días de mi vida fueron durante la estancia en un hospital, el Gregorio Marañón.

Hace ya más de 10 años me rompí el fémur por la mitad y me ingresaron para operarme. Una vez ingresado, pasaron cinco días hasta que me operaron y luego me quede cuatro más de post operatorio.

Yo estaba en una habitación de tres y mi cama era la central. A la izquierda, pegada a la ventana, pasaron 3 personas que estaban 2 o 3 días (Hubo un viejo que consiguió sacar lo peor de mi, pero eso ahora no viene a cuento). Mi otro compañero de habitación, que ya estaba ahí cuando llegué y que siguió tras mi partida, era Ada, un tipo musulmán de unos 35 años.

La primera impresión que me dio no fue buena. Era un tipo muy protestón y solo bastaba ver cómo le trataba el personal del hospital para ver que no era un paciente demasiado apreciado. Daba muchos problemas.

Por lo que me contó personalmente, Ada había sido vigilante de seguridad y una noche durante una guardia, un camión dando marcha atrás se lo llevo por delante. Se rompió la pierna por dos sitios distintos, el brazo, y se hizo una serie de heridas bastante escandalosas.

Cuando yo llegué él llevaba ya casi tres meses en el hospital. Por el día aunque no era la alegría de la huerta, más o menos, mantenía un estado de ánimo positivo (dentro de lo que la situación le permitía), pero por las noches, se venía siempre abajo. Pasaba gran parte de la noche haciendo una serie de ruidos agónicos que me ponían la piel de gallina y no me dejaban dormir.

-Ay, Ay, AAAAAyy. Madre mia, madre mia. Aaaaay. Madre mia-. Entre sollozos y lloros.

Yo le preguntaba si estaba bien y si quería que llamara a alguien. Él decía que le dolía mucho pero que los enfermeros se negaban a darle la morfina para amainar los dolores. Son racistas, afirmaba.

Yo presencie con mis propios ojos como un enfermero de unos 40 y pico años largos le trataba con mucho desprecio. Le hablaba mal, y siempre que Ada se quejaba este afirmaba que tenía mucho cuento y que a ver si se recuperaba de una vez y les dejaba a todos tranquilos.

Yo hablaba bastante con él, conmigo era simpático pero es verdad que con el equipo de enfermeros tampoco ponía mucho de su parte. Les exigía cosas de malas formas y podía entender que le tuvieran tanta manía. Yo no sabía si él era así porque le trataban mal, o si le trataban mal porque él era así (el huevo o la gallina).

En un momento el tío se sacó un pitillo del cajón y me ofreció uno.

-Pero aquí no se puede fumar-, le dije extrañado.

-Ya, pero a mí me dejan- dijo el tío salao.

Vale, se encendió el piti y a los dos minutos estaba una enfermera echándole una bronca de órdago.

En algún momento me enseñó una foto de cómo era antes del accidente y me quedé flipando. Ada, tres meses atrás, era un tipo grande y musculoso. Ahora, ante mi, tenía a un saco de huesos con los ojos rehundidos.

Todos los días venían a hacerle curas y cambiarle las vendas. A pesar de que llevaba ahí tres meses las heridas todavía no estaban curadas. Supuestamente no debía moverse demasiado ya que con el más mínimo movimiento, las heridas se abrían y supuraban. A la tercera noche de estar con él, tras llorar un buen rato, decir “ay ay aya “ y“madre mia, madre mia” un millón de veces, dijo: yo me voy de aquí.

Se incorporó en la cama, se arranco las intravenosas y se sacó la sonda de la polla. Yo le decía que parara, que estaba haciendo una locura, que a donde cojones pensaba ir así. Llamé a los enfermeros y vinieron al instante. El estropicio ya estaba hecho. Todas las vendas estaban teñidas de rojo y volver a colocarlo todo en su sitio fue una operación de más de media hora. Mientras le limpiaban y colocaban todo de forma brusca le echaban la bronca.

El enfermero jefe que tan mal le trataba, tras reparar en que yo miraba con cierta desaprobación me dijo:

-Este numerito lo ha hace cada 3 o 4 días.

Al día siguiente traté de hacerle entrar en razón.

-Ada tío, no hagas eso. Cada vez que lo haces alargas el estar aquí seguramente 10 días o más. ¿No quieres irte? Joder, estate tranquilo y en un mes estarás fuera.

-Ya lo sé-, me dijo- Pero es que no aguanto más.

La dinámica fue la de siempre. Mañanas llevaderas, noches infernales. La noche que salí del quirófano, con mi pierna operada, protagonizó otro intento absurdo de fuga.

La misma cantinela. Ay ay ay. Madre mia madre mia. Lloros, sollozos, me voy.

Estate quieto Ada, para, en serio. No te quites eso, no te… Joder. ¡ENFERMERA!

-No aguanto más. Me voy- decía una y otra vez llorando.

Esta vez el enfermero le dejó hacer.

-Muy bien Ada, ¿ya estás otra vez igual? Eres insoportable. Pues venga, vamos a ver hasta donde llegas. Venga, vete, vamos.

Ada, a duras penas, se descolgó de la cama, en pelotas (con uno de esos pijamas de hospital que solo tapa la parte delantera y van atados por detrás) y comenzó a arrastrarse por el suelo. Tengo esa imagen gravada en la retina. El enfermero jefe y dos enfermeras, de pie, cerca suyo y él arrastrándose, poco a poco. Una de ellas hizo el amago de empezar a recogerle, pero el enfermero jefe la retuvo.

-Déjale, que se de cuenta de una puta vez que esto no tiene sentido.

Salir de la habitación le llevo a Ada 2 largos minutos. Dejo a su paso un rastro de sangre de las heridas abiertas y supurantes. Una vez en el pasillo el enfermero dijo:

-Bueno, ya está bien.

Lo cogieron entre cuatro, lo llevaron a su cama y le recolocaron todo.

Yo ya no podía evitar el pensar que Ada realmente era un gilipollas a pesar de que siempre me ofreciera un pitillo, hasta que caí en lo siguiente:

A mí siempre me hacían compañía mi padre o mi madre. Me venían a visitar amigos y familiares y menos por la noche, siempre estaba acompañado. Aun así, mi estancia ahí se hizo pesada y larga. No tenía grandes dolores, llevaba muy mal tener que estar tumbado boca arriba todo el rato y orinar y defecar era toda una proeza (mear boca arriba va contra-natura y giñar aguantando tu propio peso agarrado a una barra sobre una palancana debería ser deporte olímpico).

¿Cómo debía sentirse Ada? Un hombre solo, al cual en toda mi estancia solo vino a visitarle una monja de 80 años durante 5 minutos y como si de un mero trámite se tratara (le traía pasta que sacaba de su cuenta, tabaco y cuatro chuminadas). Con su mujer y su hijo en Marruecos sin poder ir a visitarle o cuidar de él. Así tres infinitos meses de soledad y dolor. Su actitud no ayudaba a salir de ahí cuanto antes pero creo que se puede entender que a la desesperada, se viniera abajo una y otra vez.

Yo salí de ahí al noveno día, había pasado con él muchas horas y en alguna ocasión incluso nos habíamos echado unas risas juntos.

Al despedirme de él le dije:

-Ada, en serio, no seas imbécil. Quédate tranquilo, no te muevas ni la líes más. Aprieta los dientes un mes y te irás. Échale huevos y no alargues más esto anda.

-Sí Angel, así lo haré.

-Yo vendré a verte una vez por semana y nos echamos un cigarrito juntos. ¿Vale?

-¿Sí? Muchas gracias amigo.

Le di la mano. Juro que en ese momento hablaba con el corazón, pero jamás fui a visitarle. Mi escusa fue que con muletas, con una movilidad muy reducida no tenía sentido. A las dos semanas ya me defendía solo y podría haber ido, pero entonces Ada ya era un vago recuerdo. “Seguro que está bien”. Pensaba hipócrita y ahí quedó la cosa.

Me considero buena persona, como la mayoría de la gente, siempre y cuando no requiera demasiado esfuerzo.

UNA HOSTIA CON AMOR

Estándar

Ahora, con una gran perspectiva, creo que puedo afirmar que mis padres me han educado bien.

Que conste en acta que no soy nada partidario del castigo físico como medida “educacional”, pero reconozco que en mi vida me han puesto el culo fino varias veces (a cachetes, que conste), y no guardo ningún rencor por ello. Sí, era molesto, pero era más el hecho de sentirse agredido que el dolor en sí.

Aunque me considero una persona inteligente, he sido capaz de hacer verdaderas tontunas. De pequeño metí una cuchara en el video porque estaba seguro que la vería en la televisión. Llené las paredes de pinturas rupestres. Le tendí una trampa a mi madre que consistía en una cuerda sujeta a una silla y a un jarrón así que a su paso, lo que ocurrió fue que se calló el jarrón y se rompió. Son ejemplos de casos que provocaban que una zapatilla de andar por casa se me estrellara en el culo a una frecuencia de tres golpes por segundo (usaba la zapatilla para no hacerse daño en la mano). Esto debe venir de familia, porque me consta que mi primo se llevo un zapatillazo en la cabeza mientras huía de mi tía por hacer también lo que no debía. Seguro que mi abuela les regalaba estas armar mortíferas a sus hijas en nuestros bautizos.

-Tomad niñas. El educador 2000.

Con mi madre los berrinches eran inútiles y jamás he conseguido nada a base de berrear.

-NO QUIERO LENTEJAS!- Protestaba hundido en la miseria cuando me encontraba ese plato a la vuelta del cole.

Mi hermana y yo nos uníamos a coro y cantábamos.

-LENTAJEAS, COMIDA DE VIEJAS, SI LAS QUIERES LAS TOMAS Y SI NO…

-TAMBIEN!- interrumpía tajante.

Al final por irte de ahí te las zampabas simulando que te estaba quitando años de vida.

-Ya echareis de menos las lentejas de vuestra madre- decía a menudo y doy fe de que tenía razón.

Cuando había fresas de postre mi hermana y yo protestábamos porque ambos afirmábamos que el otro tenía más. Entonces mi madre nos cambiaba los platos y decía: ¡Hala! Ya tenéis los dos más.

Para que os hagáis una idea del carácter que tiene, en una ocasión le asaltó un exhibicionista por la calle. Ella llevaba un paraguas a mano y en cuanto el pobre diablo mostró su aparato se llevo cuatro paraguazos.

Siempre ha sido una mujer justa y razonable. Considero que he tenido mucha más libertad que muchos de mis amigos. Tenía horarios que respetar y zonas acotadas (hablo de muy pequeño), pero siempre se basaba en lo que se les permitía a los demás para no ser ni la más restrictiva ni la más permisiva.

Un razonamiento que me dio en una ocasión me marcó.

Esta señora que contaba unos 35 años por aquel entonces era gran fan de los dibujos animados. Ha leído mil libros y visto un millón de pelis (y gracias a ella tengo un gran habito por la lectura). No es la espectadora más exigente del mundo, solo busca entretenimiento y le gusta todo tipo de pelis y libros. Haber visto tantas pelis le ha otorgado el don de saber cómo va a acabar una peli con solo ver el tráiler.

-Ese es el malo- Dice, acierta, y no puedes evitar pensar que te ha jodido la peli.

Pues bueno, me he visto a su lado prácticamente la serie de Caballeros del Zodiaco y Bola de Dragon (la veía con mis amigos o con ella, dependiendo de la hora y el día). De hecho, su lectura de retrete eran los comics de bola de Dragon y luego comentábamos la jugada y especulábamos sobre que iba a pasar a continuación.

Este tipo de dibujos se volvieron muy polémicos en su momento por la carga de violencia y había niños a los que sus padres no se les permitían verlos.

Entonces, yo, sin tener muy claro que problema había (y a día de hoy si veo un capitulo de Caballeros del Zodiaco me escandaliza lo sangrientos que son) le pregunté a mi madre:

-Mamá, ¿Por qué hay niños que no les dejan ver Goku?

-Por que se pegan, pero yo prefiero que veas esto a Tom y Jerry o cosas de esas. Aquí por lo menos se pelean contra los malos y por algo noble. Y además Goku es un buen ejemplo para ti.

No entendí nada, pero no tardé mucho en ver que la mujer tenía mucha razón. Por lo menos en estos dibujos la violencia no es gratuita, hay un fin y una buena intención. Fomenta el esfuerzo y la superación personal. Si veis los dibujos de la Warner sí que es la hostia por la hostia. Además, en el manga las hostias duelen, arrancan brazos y atraviesan tórax, se ve el dolor que hay detrás de un hostión. En los otros, no. ¿Cuál es el mal ejemplo?

Pues aunque me he ido por las ramas el motivo de esta mini-historia es la de contar la vez que mi madre me cruzó la cara con todas sus fuerzas.

Fue durante unas vacaciones de verano, no recuerdo donde exactamente. Estábamos hospedados en una zona de bungalós y la playa estaba cruzando una carretera. A mí la playa me gusta si hay olas o arena o algún sitio desde el que saltar. Esta era de piedras, un lago, y no había nada que hacer. Yo, a mis 10 años, el segundo día de playa dije: Yo me quedo viendo la tele.

-No, tú bajas a la playa con todo el mundo.

-Es un rollo.

-Pues te aguantas.

Así que me tocó bajar. A la hora yo ya no podía más y se me ocurrió una brillante idea para escaquearme.

-Mamá, me estoy giñando.

-¿Mucho? Espérate a la hora de comer anda.

-Me cago. Déjame la llave por fa.

Dudó, pero me la dio. Yo, contento de que mi plan hubiera sido un éxito me dirigí al apartamento, encendí la tele y me tumbé en el sofá. <<Esto es vida joder>>.

A la media hora apareció dentro del apartamento como un torbellino y me clavó la mirada hecha una furia. Me agarró de un brazo y me arrancó del sofá. Echó la mano atrás y como si de un drive de tenis se tratara me cruzó la cara.

Entonces me empezó a gritar histérica que jamás volviera a hacer algo así. Yo no entendía nada. No era para tanto irse a ver la tele un rato. Aunque había llorado por cachetes mucho menores que ese tenía tanto miedo que me mantuve sereno por miedo a provocar más su ira.

Y como todo, lo entendí todo a toro pasado. Mi madre pensó que me había pasado algo, que me había atropellado un coche o que me habían secuestrado. El alivió que sintió al ver que yo estaba bien y que yo mismo había sido el culpable de haberle hecho pasar un rato tan malo como el de pensar que a tu hijo le ha pasado algo, provocó que me cruzara la cara.

Y ahora sé que tras ese guantazo estaba el amor de una madre.

OPINIÓN LECTORES PROFESIONALES (GJWHF y ULTIMO HOMBRE)

Estándar

Pues gracias a una gran amiga conseguí hacer llegar mis dos novelas a un lector profesional o agente literario. A continuación, su opinión y mi respuesta (EN MAYUSCULAS). Vereis que hay cosas que no me juegan nada a favor, pero como la filosofía de este blog es contar la historia de como va todo esto, es lo que hay.

***********************

CONTESTO EN MAYUSCULAS:

LO PRIMERO DE TODO, MIL GRACIAS POR INVOLUCRATE EN ESTO DE ESTA MANERA. ME HAS HECHO UN FAVOR BRUTAL Y NO TENÍAS PORQUE. SOLO POR EL TIEMPO QUE LE HAS INVERTIDO TE DEBO UNA MUY GORDA.

Buenos días,

siento escribir tan tarde. Jamás pensé en que tuviese tanta vida social pero en Sevilla cuando el clima acompaña todos salimos a la calle a relacionarnos.No obstante, fue una mes bastante movido en lo profesional con la campaña del día del libro y la llegada de la feria del libro sevillana y entre medias Semana Santa y ahora Feria.

Al grano, la primera novela titulada Girls just wanna have fun de las tres personas que la hemos leído no nos ha gustado a ninguna y dos de ellas la han abandonado. En nuestra opinión tiene tres errores que hacen que una novela de un autor desconocido no pase la primera criba que es la del lector profesional. Ninguno de nosotros la publicaríamos.

1. El título. Aunque parezca una obviedad ¿En qué mercado quieres publicar la novela? ¿En el hispano o en el anglosajon? ¿Por qué la presentas con un título en inglés?YAAAAA!! SOY EL ÚNICO QUE DEFIENDE ESTE TÍTULO. SUPONGO QUE TRATABA DE SER ORIGINAL.

2. La extensión. No hay una sola editorial que esté dispuesta a publicar una primera novela de 600 páginas de un autor desconocido. Hay que tener claro que las novelas de más de 500 páginas las publican autores que ya tienen una trayectoria profesional y que saben que sus lectores la suficiente paciencia para leerlas.SÉ QUE JUEGA EN CONTRA. EMPECÉ LA NOVELA POR “ENTRETENIMIENTO” EN UNA ÉPOCA QUE ESTUVE EN UN ERE Y ESTÁ ESCRITA DE FORMA IMPROVISADA (EMPECÉ SIN SABER MUY BIEN A DONDE IBA A LLEGAR NI QUE IBA A CONTAR POR EL CAMINO). ME FUI ENRROLLANDO. LO HICE A TITULO PERSONAL Y COMO LUEGO AL SUBIRLA EN WATTPAD LA GENTE LA IBA LEYENDO ME ANIMÉ A IR DANDO PASOS ADELANTE. HAY MUCHO CAPITULO QUE PARECE DE RELLENO Y GRATUITOS, PERO CREO QUE SIN ESTO NO HABRÍA CONSEGUIDO QUE LOS PERSONAJES PARECIERAN TAN “CREIBLES”.

3. Los diálogos y la visualización fílmica. La narración es demasiado visual y la inclusión de los diálogos potencia este hecho. Parece que es un libro que se haya escrito para hacer una adaptación cinematográfica en muchos momentos. “JAJAJA. YAAAA, YO AL ESCRIBIR ME IMAGINO UNA PELICULA. NO PUEDO EVITARLO.

Ahora bien, hay una serie de cosas que a mí me han gustado.

1. Los personajes. Creo que están bastante bien trabajados tanto en lo externo como en lo interno. Psicologicamente son bastante creíbles. DE ESTO ES DE LO QUE MÁS ME HAN FELICITADO.

2. Estructura y argumento. Me ha gustado mucho como la estructura del libro está presente en todo el argumento y lo envuelve con una capa de protección que ningún lector profesional podrá desmembrar, es muy positivo que tengas una capacidad para decir esta obra es mía y quiero que esto se publique con esta base. Creo que realmente lo has construido muy bien. No obstante, a la hora de escribir un libro el séptimo arte no puede influir tanto en su composición. MUCHAS GRACIAS. ES UN POCO O IMITACIÓN DE JUEGO DE TRONOS. EL TOQUE DE FATIMA ESCRIBA EN PRIMERA PERSONA Y A TORO PASADO, Y ELLOS VIVAN EN PRESENTE, DABA MUCHO JUEGO.

Pues estos son los pros y contras de una novela que a día de hoy tal y como me las enviado yo no publicaría.

A propósito de esta primera novela, mi amiga Natalia cree que si eres capaz de sintetizarla y adaptarla al mercado juvenil femenino tendrás muchas probabilidades de ser publicado. CREO QUE ES UN ANALISIS MUY ACERTADO, LA VERDAD. DE HECHO, LA GENTE QUE MÁS RAPIDO LA HAN LEIDO Y MÁS LES HA GUSTADO HAN SIDO CHICAS JOVENES. SÉ QUE PARA LECTORES EXIGENTES NO ES VALIDA. CREO QUE ES UN LIBRO QUE, AUNQUE SUENE CONTRADICTORIO, ES PARA GENTE A LA QUE NO LE GUSTE LEER (MÁS QUE NADA, POR SU SIMPLEZA LITERARIA)

Tu segunda novela nos ha gustado bastante mas, sigue siendo demasiado visual, el título no nos gusta nada (1), pero en líneas generales es un libro entretenido y con un significado propio. Aina pensó que lo mejor era presentarlo ella en las oficinas de Random House (2). Ahora solo hay que esperar a que alguien lo lea y nos diga si le gusto o no, normalmente no avisan. No obstante, esta novela es buena.

(1) Hay cantidad de títulos parecidos y muchos de ellos de grandes autores. SE LO HE CAMBIADO HASTA EN TRES OCASIONES. ORIGINALMENTE SE LLAMABA “DE HOMBRE A DIOS”, PERO LUEGO PENSÉ QUE SONABA DEMASIADO “SECTAREO”.

(2) El libro está en las oficinas, se lo he entregado en papel y encuadernado a la comercial de Random en Andalucía y a una amiga catalana que trabaja en una editorial budista pero cuyo exnovio trabajaba en Random. ESTO CASI HACE QUE SE ME SALTEN LAS LAGRIMAS. MUCHISIMAS GRACIAS, EN SERIO. A TI, A AINA, Y AL TERCER LECTOR (POR LO QUE TE HE ENTENDIDO LO HABEÍS LEIDO TRES ¿NO?)

Por lo que he hablado este fin de semana con una serie de amigos catalanes que trabajan en este mundillo la industria está buscando autores jóvenes que sean exponentes del hastío general.

LE HE COGIDO EL GUSTO A ESCRIBIR. SÉ QUE ES MUY COMPLICADO CONSEGUIR ALGO EN ESTE MUNDO AHORA QUE LO ESTOY VIENDO DE CERCA. AÚN ASÍ, YA HE LLEGADO MUCHO MÁS LEJOS DE LO QUE PODRÍA HABER IMAGINADO HACE UN AÑO. ME QUEDO CON LA SIGUIENTE FRASE QUE HAS DICHO, “NO OBSTANTE, ESTA NOVELA ES BUENA.” CON ESO YO YA ME DOY CON UN CANTAZO EN LOS DIENTES.

Como diría Bugs bunny Eso es todo amigos!

UN ABRAZO!!!!

 

CRITICA LITERARIA, LA BIBLIA DE LOS CAIDOS (Fernando Trujillo)

Imagen

CRITICA LITERARIA, LA BIBLIA DE LOS CAIDOS (Fernando Trujillo)

Esta es la segunda novela que leo del autor Fernando Trujillo. Ahora sé que hice mal al empezar por SAL DE MIS SUEÑOS para iniciarme en su universo pero bueno, bien está lo que bien acaba.
LA BIBLIA DE LOS CAIDOS. Autor, FERNANDO TRUJILLO

1. SINOPSIS (IR AL ENLACE)
http://www.amazon.com/Biblia-los-Ca%C3%ADdos-Spanish-ebook/dp/B004ZRF9VO/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1398611648&sr=8-1&keywords=LA+BIBLIA+DE+LOS+CAIDOSCALIDAD LITERARIA

2. CALIDAD LITERARIA.
La novela está narrada justo como a mi más me gusta: En tercera persona. Mucho dialogo, las descripciones justas y entrando mucho en las emociones de los personajes. Muy ameno de leer. Sencillo, sin florituras ni pedanterías y marcándose a veces frases que vuelves a leer por el mensaje que dejan.

3. NARRATIVA, DESARROLLO DE LA TRAMA y ARGUMENTO.
Me ha parecido brillante como lleva la trama. Partimos de una serie de personajes, a cual más más misterioso e inquietante, en un escenario constante (la casa del millonario Mario) y con una misión muy peculiar (un exorcismo) . Esto, consigue que leas para saber quién es quién, cuál es su pasado y cuáles son sus verdaderos intereses (Plata, el Gris, Diego, Alex, Miriam y Sara, todos molan un montón a su manera. Lo qué me gusta de este tipo de historias es que no hay un claro protagonista y eso hace que cualquier cosa pueda pasar en cualquier momento (a lo juego de tronos. Jeje). En mi anterior crítica dije que SAL DE MIS SUEÑOS me había parecido una novela para adolescentes, que era poco madura y que parecía escrita “para todos los públicos”. En la Biblia de los Caídos he de reconocer que en este caso no es así. Cuando se describe violencia no hay censuras y eso para mí es un punto a favor. Me ha pasado en muchas ocasiones decirme: “me leo un capítulo más y paro”, terminar y, “venga, otro más”. Me gusta mucho que las novelas se estructuren en capítulos cortos porque es muy cómodo para aparcar la lectura en cualquier momento. Me reitero, está hecho como a mi gusta que se haga y como yo lo haría.
4. ¿A QUIEN LE VA A GUSTAR?
Aunque solo he leído el primero, creo que Fernando Trujillo ha creado un universo muy bien definido de ángeles, demonios, vampiros, hombres lobo y especímenes sin clasificar (El Gris). Esto tiene un merito brutal y un gran esfuerzo imaginativo. Este libro debería gustarle, o por lo menos entretener, a cualquier amante de la lectura independientemente del género que le suela tratar. Aunque estemos hablando de fantasía, también tiene grandes cargas de misterio, intriga, y mucha carga emocional.

5. CONCLUSION
La conclusión es que estoy deseando leerme el segundo y no voy a poder empezar hasta que me acabe la segunda parte de 1q84 de Murakami. Procuro intercalar lecturas y no leerme las sagas de un tiron, para reposarlas y cogerlas con impaciencia. Hay veces que es fácil. En este caso, me va a costar.
Con SAL DE MIS SUEÑOS pensé, “pues no es para tanto”. Con LA BIBLIA DE LOS CAIDOS digo, “ahora entiendo por qué tantos seguidores”.
LE DOY EL TITULO DE WTFSTORY sin dudarlo
Tambien me está esperando LA PRISION DE BLACK ROCK, que no tengo ninguna duda de que será otra gran saga.